Pobreza en el Perú no bajará este año

Pobreza en el Perú no bajará este año

Fecha: 21 de mayo de 2017

Fuente: SEMANAeconómica

La tendencia decreciente de la pobreza se verá estancada en el 2017. La desaceleración, El Niño y la creciente población vulnerable impedirán su reducción.

La pobreza no se reducirá en el 2017, por primera vez en en 16 años. Así lo revela un análisis de SEMANAeconómica tras consultar con Carolina Trivelli, Javier Escobal y Álvaro Monge, tres de los mayores especialista de pobreza en el país.

La desaceleración es un primer obstáculo. El PBI crecerá en 2.4 % en el 2017, según un sondeo de SEMANAeconómica, por el Fenómeno de El Niño (FEN) y el retraso en los proyectos de infraestructura (SE 1553, 1561). “Si el crecimiento del PBI es menor a 3%, no se repone el stock de capital de regiones afectadas y no se hacen políticas (sociales) flexibles en la costa norte (que articulen al Ejecutivo y los gobiernos subnacionales), se verá un incremento” en la tasa de pobreza del país, indica Carolina Trivelli, exministra de Desarrollo e Inclusión Social.

Para Javier Escobal, investigador principal de Grade, la pobreza caería “si la economía crece cerca de 3.5%, y si la inversión publica dinamiza las regiones y jala algo de la inversión privada”. Hoy, ese escenario es poco probable.

En el núcleo

Otro obstáculo es que el impacto del crecimiento económico sobre la pobreza es cada vez menor. “En el 2004 un punto porcentual de crecimiento del PBI recudía 0.5 puntos de pobreza; tras el 2010, esa sensibilidad se redujo a 0.3 puntos porcentuales”, indica Álvaro Monge, gerente de estudios económicos de Macroconsult. Esto pues el tipo de pobreza que queda, tras caer a la mitad entre el 2007 y el 2016, es principalmente la pobreza estructural. Esta es la más difícil de combatir por su menor nivel de ingresos y limitaciones en acceso a servicios, integración a mercados y capital humano.

La delgada línea

Reducir pobreza también genera una mayor población vulnerable a retomar a esta por shocks externos. Esa población está compuesta por quienes superaron la línea de la pobreza (ya no son beneficiarios de programas sociales), pero aún no se consolidan en la clase media. El aumento de esta población vulnerable es una consecuencia inevitable de la reducción de la pobreza indica Javier Portocarrero, director ejecutivo del Consorcio de Investigación Económica y Social. La población vulnerable pasó el 20% en el 2004 a 33% actualmente, según cálculos de Javier Herrera, investigador de la PUCP.

Los recientes golpes a la economía arrastrarán a parte de la población vulnerable de vuelta a la pobreza. “La desaceleración económica, los recientes casos de corrupción y el FEN pueden directamente generar pobreza”, sostiene Ricardo Webb, director del Instituto del Perú de la USMP. “El impacto severo sobre familias de NSE D y E se traducirá en un salto temporal en las tasas de pobreza en las zonas afectadas”, señaló APOYO Consultoría (AC) en un reporte. Solo en Piura urbana, 425, 000 personas habrían caído en la pobreza por el FEN, estima AC. “Lambayeque, uno de los departamentos con mayor reducción de pobreza (y, por lo tanto, más población vulnerable), claramente va a sufrir un revés” por el FEN, indica Trivelli. Ahí, los NSE más afectados por el FEN fueron el C (32%) y el D (40%), según Mapcity y Equifax. Precisamente los NSE más vulnerables.

Considerando el cálculo de Macroconsult sobre elasticidad PBI-pobreza, y que se prevé un crecimiento de 2.4%, la pobreza podría reducirse 0.8% en el 2017. Pero al incorporar el shock generado por el FEN y la creciente proporción de población vulnerable, la reducción sería nula.