La nueva política de banda ancha y las TIC

La nueva política de banda ancha y las TIC

Por: Gonzalo Ruiz

Fuente: Diario Gestión

A fines de noviembre, se publicó para comentarios la “Política Nacional de Banda Ancha y Tecnologías de la Información y Comunicaciones” (PNBA+TIC) para el periodo 2017-2021. Este documento busca dar continuidad y complementar los avances logrados desde la publicación del Plan Nacional de Banda Ancha 2011.

Recordemos que este último contempló un conjunto de propuestas que se incluyeron en la Ley 29904 del 2012, destinada a la promoción de la banda ancha y la construcción de la red dorsal nacional de fibra óptica. Los avances registrados desde entonces han sido importantes. Destaca el crecimiento de la cobertura de la banda ancha móvil producto de las medidas pro-competencia que se han venido dictando, de la aprobación de iniciativas regulatorias que buscaban destrabar la inversión en antenas y de la adjudicación de las bandas de AWS y de 700 Mhz, lo que ha permitido el rápido despliegue de redes 4G. También se ha logrado expandir las redes de transporte a través del despliegue de la Red Dorsal, 8 redes regionales en proceso de construcción y 6 recién adjudicadas, así como importantes desarrollos de redes privadas, lo cual ha abaratado considerablemente el costo del transporte mayorista de datos.

No obstante estos avances, centrados fundamentalmente en medidas de oferta, Perú aún se encuentra rezagado en los indicadores de banda ancha fija. Por ello una de las metas trazadas por el PNBA+TIC, que consiste en pasar de 52% a 90% de distritos con cobertura de banda ancha fija entre el 2016 y el 2021, es muy pertinente, aunque falta conocer a través de qué mecanismos se logrará alcanzarla.

Otro aspecto que requiere de especial atención está vinculado con las políticas de demanda relacionadas con la promoción de aplicaciones, la elaboración de contenidos y alfabetización digital. Según el Ranking de Desarrollo de las TIC 2017 elaborado por UIT, el Perú ocupa el puesto 96 (de un total de 176 países), muy por debajo de Uruguay (42), Argentina (51) y Chile (56). El despliegue de redes y el crecimiento de la oferta si bien es importante; tendrá un impacto limitado en el desarrollo económico del país sino fortalecemos la capacidad de la población y de la industria de aprovechar sus ventajas. Si bien hace bien el PNBA+TIC en trazar objetivos en esa dirección, será necesario un mayor nivel de articulación entre las entidades del Estado que permita llevar tele-medicina, tele-educación y otros servicios públicos de calidad a todos los ciudadanos y en todas las regiones del país. Ello requiere, entre otros aspectos, incorporar explícitamente en el Plan, metas y políticas vinculadas con gobierno electrónico, como ha ocurrido en otros países.

Finalmente, dado que las metas incluyen sectores y actividades distintas a las que tradicionalmente han formado parte del quehacer del Viceministerio de Comunicaciones, la implementación del PNBA+TIC requerirá inevitablemente de una nueva institucionalidad que incorpore dentro de sus competencias a los sectores de tecnologías de la información y comunicaciones.