Neutralidad de red: marchas y contramarchas

Neutralidad de red: marchas y contramarchas

Por: Gonzalo Ruiz

Fuente: Diario Gestión

A menos de dos años de haber establecido reglas para fortalecer la regulación de la neutralidad de red en Estados Unidos, en diciembre pasado, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) ha desmantelado la mayoría de medidas aprobadas en su momento sobre ese tema. Ello ha reavivado el debate a nivel internacional, teniendo en cuenta la gran influencia que ejerce la regulación estadounidense sobre la industria de las telecomunicaciones y las políticas seguidas en el resto de países.

En términos simples, la neutralidad de red es un principio regulatorio a partir del cual se busca proteger el derecho a la libre elección de los usuarios de los servicios de acceso a Internet; en particular el derecho de acceder a cualquier aplicación, protocolo o tráfico disponible. En virtud de estos principios, los proveedores de internet se encuentran obligados a no discriminar entre servicios, aplicaciones, protocolos y contenidos a través de prácticas arbitrarias de bloqueo, ralentización de velocidades o niveles de calidad de los servicios, entre otros.

Durante los últimos años, un gran número de países de la región ha venido adoptando reglas para proteger estos derechos, destacando el caso de Brazil, Chile y Colombia; así como también en países desarrollados como Canadá, Unión Europea o Singapur. En el caso de Estados Unidos, en el año 2015, la FCC aprobó normas que consideraban por primera vez el servicio de internet como un servicio público sujeto a regulación y establecían un conjunto de obligaciones para los proveedores de servicios de internet, relativas al no bloqueo, degradación del acceso o priorización de pagos relacionados con estos servicios. Asimismo, establecían obligaciones de transparencia de los proveedores relativas a brindar información a los usuarios respecto a las medidas de gestión del tráfico que adoptaran. En general, se puede decir que el enfoque utilizado en su momento por el FCC se asemeja al empleado por OSIPTEL en el Reglamento de Neutralidad de Red aprobado en diciembre de 2016.

El reciente pronunciamiento de la FCC, reclasifica el servicio de internet como “servicio de información” y deja sin efecto las prohibiciones establecidas previamente a las conductas relativas a la neutralidad de red. El nuevo pronunciamiento mantiene las obligaciones de transparencia de la información que deben respetar los proveedores de internet. Según el nuevo pronunciamiento, la apuesta del FCC es que la mayor transparencia y las “fuerzas del mercado” serán suficientes para promover mayores niveles de inversión e innovación en esta industria.

Además de los usuarios, los principales afectados por esta medida no serían necesariamente las grandes empresas que ofrecen servicios a través de internet (las llamadas “Over the Top”, como Facebook, Google o Netflix) que ya tienen un espacio ganado en el mercado y un poder de negociación importante. Quienes se verán más afectados serán los pequeños emprendimientos o “start ups” tecnológicos, para quienes el acceso a internet en términos no discriminatorios resulta una condición indispensable para competir y subsistir en el mercado.