Promoción de la inversión privada: ¿Enmendando errores?

Promoción de la inversión privada: ¿Enmendando errores?

Por: Gonzalo Ruiz

Fuente: Diario Gestión

A 15 meses de haber modificado el marco de promoción de la inversión privada, el gobierno ha vuelto a pedir facultades en relación al tema.

Según el Proyecto remitido por el Ejecutivo al Congreso, el objetivo sería “garantizar el valor por dinero, la eficiencia y la predictibilidad en todas las fases, así como el fortalecimiento de las entidades que conforman el Sistema”. Aun cuando ha pasado poco tiempo desde la anterior modificación, creemos que existe la oportunidad de corregir algunos errores importantes sobre la organización de Proinversion así como sobre el diseño de los procesos de promoción de la inversión privado.

Los resultados recientes muestran un desempeño particularmente pobre en materia promoción de la inversión. Si comparamos los trienios 2012-2014 y 2015-2017, observamos que en el primero Proinversión adjudicó 23 proyectos de concesión, mientras en el segundo sólo 8. Las inversiones asociadas a proyectos del primer trienio (sin incluir, gasoducto del sur) ascienden a US$10.8 miles de millones (m.m.); mientras que en el segundo llegan a apenas US$2.2 m.m. La mejora de estos resultados requerirá de una institucionalidad sólida que dé credibilidad y blinde las decisiones vinculadas a los procesos de promoción de la inversión.

En el caso de la estructura de Proinversión, es necesario corregir al menos dos errores importantes introducidos con el DL 1251. El primero es la composición de su máxima instancia. Su Directorio debe volver a estar conformado exclusivamente por funcionarios públicos de alto nivel. Las dificultades encontradas en la designación de representantes del sector privado que se introdujo abonan a favor de dicha decisión. En segundo lugar, se debe volver a otorgar a los Comités Especiales de Proinversion, la facultad de conducir los procesos y no ser meros revisores de los expedientes preparados por la administración.

Además, se los debe dotar de independencia respecto de las opiniones que pueda tener el Director Ejecutivo o la administración sobre el diseño o promoción de los proyectos. La estructura actual hace que la mayor parte de la responsabilidad en las decisiones de los procesos recaiga en funcionarios individuales (los Directores de Proyecto), quienes tienen pocos incentivos de asumir el riesgo de ser denunciados por decisiones adoptadas, sobre todo en el marco de grandes proyectos.

Otro aspecto a mejorar está vinculado a la opinión de los reguladores sobre las versiones finales de los contratos, que no son vinculantes, ni siquiera en los temas de su competencia. Tratándose de instituciones que estarán a cargo de la supervisión de los contratos por períodos largos y, además, por su propia experiencia práctica y especialidad, resulta razonable que su opinión tenga ese carácter si lo que se busca es un adecuado control de calidad de los contratos de APP.

Proinversión ha anunciado que tiene 50 proyectos en cartera por US$10.8 m.m. por adjudicar entre 2018 al 2021. Ese resultado será difícil de alcanzar sino se fortalece su institucionalidad.