Inversión en deporte

Inversión en deporte

Por: Katherine Sánchez

Fuente: Diario Gestión

Fecha: 07 – 08 – 2019

Los Juegos Panamericanos, Lima 2019, están en plena marcha y aún queda espacio para que nuestro país sume nuevas medallas y/o récords nacionales.

En estos últimos años los deportistas nacionales nos vienen dando nuevas alegrías e ilusión para los años venideros; sin embargo, esta mayor exposición de cada una de las disciplinas trae a la luz problemas que aún no han sido superados, ya sea en cuanto a fomento del deporte, adecuado nivel de infraestructura o financiamiento del mismo. En cuanto a infraestructura, la tendencia en los últimos años ha sido positiva, entre el 2009 y 2018 la inversión en deportes se ha incrementado a una tasa de 12% anual; sin embargo, este incremento estaría distorsionado por los Panamericanos. De esta manera, si consideramos el resto del Perú sin Lima y Callao, el incremento habría sido solo de 5%. Es importante señalar esta diferencia debido a que aún se observan rezagos en infraestructura deportiva a nivel regional.

Por ese motivo, es necesario tomar en cuenta dos ámbitos: por un lado, es importante seguir fomentando el desarrollo de infraestructura deportiva en las distintas regiones del país; mientras que, en el caso de Lima y Callao, el principal reto será el aprovechamiento y adecuado uso de la nueva infraestructura desarrollada. Esto último debido a que el legado de los Panamericanos estará más asociado a infraestructura de calidad que a resultados económicos. Si bien los ingresos, estimados por Mincetur, serán de 125 millones de dólares; este monto sumado a la venta de las entradas, no permitiría recuperar la inversión, cercana a los 1,200 millones de dólares, en el corto plazo.

Por otro lado, en cuanto al fomento del deporte y al financiamiento de las federaciones y deportistas, en el 2017 y a propósito de los Panamericanos, se aprobó la Política Nacional del Deporte con la cual se espera lograr 3 objetivos finales: Incrementar el número de personas practicando y consumiendo deportes, incrementar consistentemente el desempeño del deporte peruano en los eventos competitivos internacionales e incrementar el número de deportistas con nivel competitivo.

Si bien la Política cuenta con un set de indicadores definidos, será difícil realizar un seguimiento de los mismos dado que la fuente de información para cada uno de ellos serán internas. Por esta razón, no está demás señalar que las metas al 2020 son ambiciosas: 35% de personas con actividad física moderada y alta, 35% de la población que consume deporte, entre otras. Cabe señalar que, a pesar de que el 80% de la población entre 12 y 65 años considera importante realizar actividad física para poder tener una vida saludable, solo la mitad realiza alguna (Arellano Marketing, 2016, 2017).

Además de efectos positivos sobre la salud, el deporte también tiene efectos positivos en las relaciones interpersonales de la población, además de fomentar la confianza y autoestima tanto del individuo como del grupo al que pertenece (Taylor 2015). Es por ello que además de la política, es necesario realizar planes que permitan la correcta descentralización del deporte, el aprovechamiento de la infraestructura y el fomento del deporte. De esta manera, la inversión realizada en los últimos años no será en vano