¿Invierno latinoamericano?

¿Invierno latinoamericano?

Por: Eduardo Jiménez

Fuente: Diario Gestión

Fecha: 23 – 10 – 2019

No queda duda que los países de la Alianza del Pacífico son los que mejor desempeño han mostrado en los últimos años en Latinoamérica. Tanto en la bonanza (precios altos de las materias primas) como en la parte baja del ciclo (a partir del 2014), este grupo de países ha mostrado crecimiento y ha logrado manejar de manera adecuada sus cuentas externas e internas y viene pasando el temporal de la guerra comercial.

Los países con políticas “heterodoxas” padecen hoy las consecuencias de su mal accionar. El mejor ejemplo extremo de ello es Venezuela. La imposición del denominado Socialismo del Siglo XXI por parte de Hugo Chávez ha tenido consecuencias desastrosas en una de las economías más importantes de la región. La masiva migración venezolana es un ejemplo de ello.

Asimismo, estamos siendo testigos de que en varios países de la región movimientos populistas o de izquierda vienen intentando mantener o tomar el poder por diferentes vías. En Argentina, el kirchnerismo está muy cerca de volver al poder. Esto significa que ese país va a volver a una senda insostenible con elevación del déficit fiscal, el déficit externo (la cuenta corriente) y la creación inorgánica de dinero. En Ecuador hubo protestas con inusitada violencia aparentemente azuzadas por el expresidente Rafael Correa, según acusó el presidente Lenin Moreno. En Bolivia, el actual presidente Evo Morales podría iniciar un nuevo periodo, aunque han aparecido serias acusaciones de fraude.

Chile acaba de ser presa de movimientos similares el último fin de semana y la información que nos llega de ese país solo nos puede causar preocupación. A diferencia del resto, en este caso hablamos del país que ha sido ejemplo de desarrollo en la región y que Perú ha seguido en muchos aspectos para emprender reformas. Pero creer que el apoyo que reciben las protestas solo proviene del trabajo de los antisistema es un error.

Es importante ver qué cosas han estado sucediendo en ese país que ha generado un sinnúmero de reclamos.

Uno de los canales que parece haberse roto es el de la movilidad social. En un sistema de mercado es importante que las personas sean premiadas por sus esfuerzos, es decir, que haya meritocracia.

Así, si una persona nació en una familia de bajos recursos, debería poder, a partir de su esfuerzo y dedicación, poder llegar a cubrir todas sus necesidades (y más) a partir del esfuerzo que haga, lo que puede incluir, con alta probabilidad, estudios superiores. Si este canal se rompe, solo vamos a crear una masa de individuos con una visión negativa sobre un sistema que no los deja crecer. Cuando vemos rankings de movilidad social, Chile no sale bien parado. Por tanto, hay que tomar medidas para corregir esas falencias. Y desde el Perú, debemos también ser críticos y corregir los temas que así lo requieran. Estamos a tiempo.